Hoy os vamos a contar qué pasos hay que seguir si se quiere realizar una segregación de terrenos. Para los que no sepáis exactamente lo que es, se trata de dividir un terreno original en diferentes parcelas más pequeñas, quedando la parcela matriz y la(s) segregada(s).

Al ser un proceso que depende de diferentes instituciones públicas, ya podéis suponer que no es un proceso rápido, más bien puede tardar unos meses llevarlo a cabo, así que si alguno tenéis pensado segregar un terreno, armaros de paciencia y preparad el bolsillo.

En primer lugar debéis comprobar que vuestro solar el segregable, para ello deberéis visitar el departamento de urbanismo del municipio donde está ubicado el solar, para que os digan las medidas mínimas que deben cumplir los terrenos una vez segregados (metros de fachada, anchura, fondo…etc). Eso quiere decir que si tenemos un terreno y queremos dividirlo en dos mitades, deberemos asegurarnos que el solar original al menos duplica las medidas mínimas exigidas.

Después tendremos que contratar un arquitecto para que os desarrolle el proyecto de segregación. Este proyecto puede tardar unas semanas en llevarse a cabo (en función de la complejidad del terreno) y una vez finalizado deberá entregarse en registro del ayuntamiento pertinente para que lo envíen a urbanismo y allí verificar que el proyecto cumple con la normativa municipal.

Supongo que en cada municipio es diferente, pero en el último que enviamos un proyecto de segregación tardaron la friolera de casi 5 meses en darnos la respuesta, que puede ser favorable o desfavorable. Si es desfavorable es porque hay algún punto del proyecto que no cumple exactamente con la normativa (esto también depende mucho de lo puntilloso que sea el técnico municipal). En cualquier caso si el informe es desfavorable nos explican exactamente cuales son los motivos de esa conclusión; si esos motivos son salvables, se les puede enviar una modificación del proyecto y una vez comprobada esa modificación, debería ser cuestión de días que os llegara el informe favorable.

Ahora que ya tenemos el informe favorable del ayuntamiento, deberemos contratar a un topógrafo para que nos haga un plano donde delimite las coordenadas georreferenciadas del terreno original y de los terrenos resultantes. Muchas veces este proceso se realiza de manera conjunta con el arquitecto que realiza el proyecto. Esto tiene la ventaja de que ganaremos tiempo, pero si por algún motivo el informe del ayuntamiento fuera desfavorable, tendríamos que repetir el proceso, pagando dos veces por lo mismo, así que si no tenéis prisa, no os cuesta nada esperar al informe favorable.

Con el informe del ayuntamiento, el proyecto del arquitecto y los planos del topógrafo, ya tenemos la documentación necesaria para escriturar ante notario las nuevas parcelas segregadas. Pensad que en este último paso tendréis que pagar el AJD, notario, registro y gestor.

Como podéis ver no es un proceso sencillo y hay que estar encima para que los plazos no se alarguen en demasía. Si fuera vosotros, en caso de que me lo pueda permitir, lo dejaría en manos de profesionales, pero si no es así espero que este post os ayude.

Como siempre, para más información, nos podéis enviar un mail a info@fincascanostra.com

fincascanostra.com

Translate »